15 de abril de 2024 | 2:22

Actualidad

Inicio del horario de verano este domingo: una hora menos de sueño

Mairenis Gómez

29 de marzo de 2024 | 7:24 pm

Comisión Europea mantiene cambio de hora hasta 2026

La noche del 30 al 31 de marzo nos regala una hora menos de sueño pero más luz en nuestras tardes. Esta práctica, arraigada en la sociedad desde hace décadas, se enfrenta a una realidad en constante cambio y debate. En Bilbao, como en el resto de España y Europa, el cambio de hora se ha convertido en un acontecimiento que marca el final del invierno y el comienzo de una temporada más luminosa y esperada por muchos, el verano. A pesar de los esfuerzos por adaptarse a nuevas normativas y estudios energéticos, este ritual sigue siendo parte de nuestra vida, al menos hasta 2026.

El debate en torno al ahorro energético y la adaptación al cambio de hora

La idea detrás del cambio de hora es simple, aprovechar mejor la luz del día para reducir el consumo de energía en iluminación. Sin embargo, esta práctica, instaurada inicialmente como respuesta a la crisis del petróleo de 1974, hoy día se enfrenta a cuestionamientos sobre su real eficacia. A pesar de las intenciones originales, los datos actuales del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) sugieren que la situación no es tan clara como se esperaba. El ahorro energético, estimado en unos 300 millones de euros a nivel nacional, está basado en estudios que no se han actualizado desde 2015, lo que plantea interrogantes sobre la validez de estos ahorros en el contexto actual.

La Unión Europea y el futuro del cambio de hora

El futuro del cambio de hora es incierto. Aunque en 2018 parecía que la Comisión Europea estaba lista para poner fin a esta práctica, basándose en una consulta pública donde una abrumadora mayoría expresó su deseo de eliminar los cambios de hora, la decisión final se ha pospuesto. La falta de consenso entre los estados miembros y la necesidad de más tiempo para evaluar impactos y tomar decisiones informadas han retrasado cualquier acción definitiva hasta, al menos, 2026. Este aplazamiento deja a Bilbao, y a muchas otras ciudades, en un limbo, balanceándose entre la tradición y la potencial modernización de sus husos horarios.

La importancia del cambio de hora en nuestra vida cotidiana

Personalmente, el cambio de hora siempre ha sido un recordatorio de que estamos en transición entre las estaciones, una especie de ritual que marca el fin del invierno y el comienzo de días más largos y cálidos. La perspectiva de disfrutar de más luz solar por las tardes es algo que valoro, especialmente en una ciudad tan vibrante como Bilbao, donde las actividades al aire libre y la vida en las calles se intensifican con la llegada del buen tiempo.

Sin embargo, no puedo ignorar el debate en torno a esta práctica y las preguntas que surgen sobre su relevancia y eficacia en la actualidad. ¿Realmente estamos ahorrando energía? ¿Vale la pena ajustar nuestros relojes biológicos dos veces al año por un beneficio que parece cada vez más difuso?

Ajusta tu rutina y prepárate para disfrutar de tardes más largas y luminosas.

Entre la tradición y la necesidad de adaptación

Como bilbaíno, estoy acostumbrado a los cambios, a adaptarme y a encontrar el equilibrio entre lo antiguo y lo nuevo. El cambio de hora no es diferente. Aunque personalmente disfruto de la luz adicional por las tardes. Entiendo la necesidad de cuestionar y evaluar nuestras prácticas y tradiciones a la luz de la evidencia actual y los desafíos modernos.

En definitiva, mientras seguimos adelantando nuestros relojes este fin de semana, también avanzamos en un debate más amplio sobre cómo equilibrar nuestras tradiciones con la necesidad de adaptarnos a un mundo en constante cambio.

Más noticias