20 de julio de 2024 | 11:50

Actualidad

Isaac Peral: el submarino descapotable del ejército español

Isaac Peral, el submarino español navega con retraso y desafíos

Miguel Castillo

30 de noviembre de 2023 | 7:30 pm

El submarino español ‘Isaac Peral’ (S-81) marca un hito en la industria naval al comenzar a navegar, aunque con una década de retraso y ciertas limitaciones técnicas. Esta entrega simboliza tanto un logro significativo en la ingeniería naval española como un ejemplo de los retos que enfrenta el sector.

La travesía del Isaac Peral: Un viaje de obstáculos y aprendizaje

La Armada Española recibe finalmente el S-81 Isaac Peral, aunque diez años más tarde de lo programado inicialmente y con una serie de desafíos aún por superar. Este retraso, junto con el aumento considerable en el coste y el tamaño del submarino, refleja las dificultades técnicas que ha enfrentado Navantia, el astillero público español. El sobrepeso de 125 toneladas descubierto en 2012, que comprometía la flotabilidad del submarino, fue uno de los mayores desafíos, llevando a la empresa a solicitar asistencia de la firma americana Electric Boat.

La entrega del Isaac Peral es un logro en sí mismo, considerando que la construcción de un submarino es una tarea de complejidad comparable a la de una nave espacial. Con esta entrega, España se une al selecto grupo de países capaces de diseñar y construir submarinos de manera independiente.

Tecnología y futuro: Los desafíos pendientes del S-81

A pesar de su entrega, el Isaac Peral aún espera la integración de componentes clave, como su sistema de propulsión definitivo AIP (propulsión independiente del aire) y misiles de ataque a tierra. El AIP, que se espera para 2026 con la entrega del tercer submarino de la serie, el Cosme García, permitirá al submarino cargar baterías en inmersión y permanecer sumergido por hasta tres semanas, un avance significativo respecto a los sistemas convencionales.

La elección y adaptación de los misiles de ataque a tierra también presentan un desafío. Aunque inicialmente se planificó equiparlos con la versión para submarinos del misil Harpoon, los cambios en la producción de estos misiles por parte de Boeing han obligado a buscar alternativas, como los misiles NSM noruegos o los más costosos Tomahawk.

El Isaac Peral, aunque aún en fase de ajuste, ha recibido críticas positivas de su tripulación y se espera que, una vez operativo, sea un activo valioso para la Armada Española y la OTAN. Este submarino no solo simboliza un avance tecnológico, sino también la perseverancia y capacidad de adaptación de la industria naval española ante retos sin precedentes.

Más noticias