23 de febrero de 2024 | 3:34

Actualidad

La guerra del agua en las dos Españas

María José Gonzalez

25 de mayo de 2023 | 12:58 pm

El Parque Nacional de Doñana, localizado entre las provincias de Huelva y Sevilla en Andalucía, es un maravilloso conglomerado de marismas, dunas y bosques de pino que alberga numerosas especies en peligro de extinción y sirve como parada vital para aves migratorias. Sin embargo, la presión del cambio climático y la agricultura intensiva está agotando sus recursos hídricos, poniendo en peligro tanto su rica biodiversidad como la economía de la región.

Una Disputa que Trasciende Fronteras

Esta lucha por el agua no solo afecta a los residentes y políticos locales. Se ha convertido en un problema de índole europea, con Bruselas amenazando a España con sanciones económicas debido al plan de Andalucía para permitir más irrigación en la zona. La situación se agrava al tomar en cuenta que se avecinan las elecciones municipales españolas, en las cuales políticos conservadores buscan aliarse con los agricultores, prometiendo suministros de agua que los ecologistas afirman que ya no existen.

Agricultura Intensiva: ¿Amiga o Enemiga?

La economía local depende en gran medida de la agricultura. El Rocío, un tranquilo pueblo andaluz que bordea el Parque Nacional de Doñana, ha visto cómo su belleza y vitalidad se desvanecen junto con sus recursos hídricos. Los agricultores, enfrentados a una creciente escasez de agua, están viendo amenazados sus medios de vida.

La «fiebre del oro rojo» de los años 70 y 80 llevó a los agricultores locales a cambiar cultivos como el maíz y las nueces por los frutos rojos. Hoy en día, la provincia de Huelva, cerca de Sevilla, es responsable del 98% de la producción de frutos rojos de España y del 30% de Europa. Para poder alimentar sus cultivos sedientos, los agricultores comenzaron a perforar pozos para aprovechar el acuífero de Doñana. Esta extracción intensiva de agua ha acelerado la desecación del parque.

Los esfuerzos por regular la irrigación han sido lentos y, a menudo, contraproducentes. Por ejemplo, la Ley de Plan de Fresa de 2014 legalizó la irrigación en unas 9.000 hectáreas de tierra basándose en datos anticuados, excluyendo granjas que habían comenzado a explotar el acuífero sin permiso. En lugar de resolver el problema, esta ley generó aún más conflictos.

Los Retos de la Conservación y la Economía

El conflicto entre la conservación y la economía es difícil de resolver. Los defensores del medio ambiente y los científicos argumentan que la sobreexplotación del parque ha llevado a una situación «absolutamente dramática». Mientras tanto, los agricultores argumentan que su supervivencia depende del acceso a estos recursos hídricos.

A pesar de las tensiones y las críticas, el gobierno regional conservador de Andalucía prometió resolver el problema con un nuevo plan de gestión del agua que se presentará pronto. Este plan promete invertir en tecnología de riego más eficiente y en la creación de infraestructuras para transportar agua desde otras regiones de España. Sin embargo, los críticos temen que estas medidas no sean suficientes para salvar a Doñana.

Algunos grupos ambientales y científicos están presionando para que se implemente un enfoque más radical que implique un cambio significativo en las prácticas agrícolas y el desarrollo de una economía más sostenible basada en el turismo y la conservación.

Además, a nivel local, existen preocupaciones sobre el posible impacto de las elecciones municipales en el futuro de Doñana. Muchos temen que los políticos conservadores que buscan el apoyo de los agricultores puedan hacer promesas que podrían perjudicar aún más la situación del parque.

El Papel de la Unión Europea

La Unión Europea ha desempeñado un papel importante en esta disputa, ejerciendo presión sobre España para que proteja la biodiversidad del parque y sus recursos hídricos. En 2019, la UE emitió un «último aviso» a España, amenazándola con llevarla a la Corte de Justicia de la UE si no tomaba medidas para proteger Doñana. Esta amenaza ha llevado a algunos a esperar que la UE pueda ser un mediador efectivo en este conflicto.

Las dos Españas

La Guerra del Agua en España pone de manifiesto el difícil equilibrio entre los intereses económicos y la necesidad de proteger nuestros ecosistemas vitales. El caso de Doñana es un ejemplo claro de cómo el cambio climático, junto con la explotación humana, puede poner en peligro ecosistemas únicos y valiosos.

Para proteger a Doñana y otros lugares similares, necesitaremos encontrar soluciones que sean económicamente viables, socialmente justas y respetuosas con la naturaleza. Es un desafío complejo, pero también una oportunidad para demostrar nuestra capacidad para innovar y cambiar nuestra forma de interactuar con el medio ambiente.

Más noticias