13 de junio de 2024 | 10:07

Actualidad

El líder de nuevas generaciones del PP vive en una realidad paralela

Nuevas generaciones pp

Laura Rangel Ybarra

18 de septiembre de 2023 | 5:00 pm

Las nuevas generaciones del PP: ¿Contradicción o simple mala comunicación?

Ignacio Dancausa de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP, levanta una polémica inevitable. En medio de una campaña antidrogas, aflora la memoria colectiva que rememora los negocios nocturnos promovidos desde las filas de la organización juvenil.

Discurso claro, pero ¿intenciones claras?

El mensaje, a priori, parece noble. El peligro de las drogas es un tema que preocupa a toda la sociedad, y más a los jóvenes. Dancausa, al expresar su inquietud sobre el tema, da voz a una preocupación latente. Sin embargo, las redes no olvidan, y mucho menos cuando existe una conexión directa entre la política y la vida nocturna.

Hace unos meses, se mencionaba la posibilidad de que los miembros de Nuevas Generaciones disfrutasen de ventajas en discotecas de la capital. «Listas exclusivas, descuentos e invitaciones a copas o chupitos». Un incentivo que, al margen de su ética, choca frontalmente con el reciente alegato contra el consumo de drogas.

El dilema de los mensajes cruzados

La integridad en la política es fundamental. Las contradicciones, más en temas sensibles como este, pueden generar un impacto significativo en la credibilidad de un partido o un representante. La sociedad demanda coherencia, y estos altibajos generan dudas.

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, también ha tenido su protagonismo en la noticia. Aunque su intervención ha ido por otros derroteros, relacionados con la situación política actual y su crítica al ejecutivo nacional, su nombre queda ligado, por cercanía y partido, a la controversia generada por Dancausa.

NNGG DEL PP: Los efectos en la opinión pública

La política, en su esencia, se basa en la confianza. Cuando se transmiten mensajes contradictorios, esa confianza se erosiona. Los ciudadanos esperan una congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, y las redes sociales actúan como amplificadores de los deslices.

El caso de las Nuevas Generaciones y su relación con el ocio nocturno es un ejemplo de ello. No se trata de juzgar si sus acciones son correctas o no, sino de analizar la coherencia entre discurso y acción. Si se promueve una actitud de rechazo hacia las drogas, es complicado entender cómo se pueden fomentar relaciones privilegiadas con discotecas, lugares donde el alcohol, al menos, está presente de forma omnipresente.

La juventud representa el futuro. Las decisiones que tome ahora la política respecto a ella tendrán repercusiones en las generaciones venideras. Es esencial, por lo tanto, ser coherentes y transmitir un mensaje claro y unívoco. La confusión, en este contexto, no beneficia a nadie.

En tiempos donde la política está bajo el escrutinio constante de las redes, cualquier desliz se amplifica. La coherencia y la transparencia son más necesarias que nunca. Solo así se podrá reconstruir la confianza erosionada y avanzar hacia un futuro donde la política y la sociedad vayan de la mano, sin recelos ni sombras del pasado.

Más noticias