19 de abril de 2024 | 11:55

Actualidad

Propietarios en Bruselas enfrentarán expropiación si sus viviendas vacías no se alquilan o venden

Propietarios en Bruselas enfrentarán expropiación si sus viviendas vacías no se alquilan o venden

Jeickson Sulbaran

29 de febrero de 2024 | 10:37 am

Bruselas adopta medidas radicales ante la crisis de vivienda, expropiarán casas vacías para alquiler social, buscando aliviar el déficit habitacional. En un mundo donde la vivienda se ha convertido en un bien cada vez más escaso y preciado, ciudades de toda Europa están buscando soluciones creativas y efectivas para garantizar el derecho a un techo. Bruselas, la capital de Bélgica y corazón administrativo de la Unión Europea, no es la excepción. Frente a una crisis de vivienda agudizada por la inflación y la especulación inmobiliaria, las autoridades han decidido tomar cartas en el asunto de manera contundente: las viviendas deshabitadas serán expropiadas y ofrecidas en el mercado a precios sociales.

Esta decisión, lejos de ser un capricho gubernamental, responde a una necesidad palpable en la ciudad. Un estudio reciente identifica 4.500 viviendas vacías que podrían ser utilizadas para mitigar la escasez habitacional. La medida, que podría parecer drástica a primera vista, tiene como objetivo principal garantizar el derecho a la vivienda y combatir la especulación que ha llevado los precios de alquiler a niveles inaccesibles para muchos.

La normativa vigente en Bruselas, que prohíbe mantener desocupadas viviendas habitables, se fortalece con esta nueva disposición. Durante años, el desafío de hacer cumplir esta ley se vio obstaculizado por la capacidad de los propietarios para reclamar sus propiedades después de las intervenciones estatales. Sin embargo, la modificación de esta normativa en 2022 cambió las reglas del juego, permitiendo que el ayuntamiento tome control de estas viviendas, las rehabilite y las ponga a disposición del mercado a un costo social, sin que el propietario pueda reclamarla hasta que se recuperen los gastos de renovación.

La crisis de vivienda en Bruselas no solo afecta a los más vulnerables sino también a los jóvenes y a aquellos con ingresos más bajos, quienes encuentran cada vez más difícil acceder a un alojamiento asequible. El aumento del 10,6% en el precio medio de alquiler el último año solo empeora esta situación, colocando a muchas familias y individuos en una posición precaria. Con esta medida, Bruselas no solo busca proporcionar alivio inmediato a quienes necesitan un hogar sino también enviar un mensaje claro contra la especulación inmobiliaria.

Bruselas expropiará viviendas vacías

La implementación de esta política ya está en marcha, con los municipios de Etterbeek y Saint Gilles liderando el camino al identificar y tomar control de las primeras viviendas infractoras. Aunque esta estrategia no resolverá por completo la crisis de vivienda, es un paso significativo hacia la creación de un mercado de alquiler más justo y accesible. «Nuestro objetivo es respetar los derechos de todos, pero actuar decisivamente ante la negativa de cooperar», afirma el alcalde de una de las comunas afectadas, resumiendo el espíritu detrás de esta medida.

La situación en Bruselas es un reflejo de un problema más amplio que enfrenta Europa: el creciente número de personas sin hogar y la dificultad de acceder a viviendas asequibles. La resolución del Parlamento Europeo que insta a los Estados miembros a adoptar medidas legales para proteger los derechos de inquilinos y propietarios subraya la urgencia de abordar esta crisis. Bruselas, con su enfoque audaz, podría servir de modelo para otras ciudades en la búsqueda de soluciones equitativas al problema de la vivienda.

La medida adoptada por Bruselas representa un esfuerzo valiente y necesario para combatir la crisis de vivienda, asegurando que las viviendas vacías sirvan a un propósito social en lugar de permanecer como monumentos a la especulación inmobiliaria. A medida que avanzamos, será crucial observar los efectos de esta política y su capacidad para proporcionar un alivio tangible a aquellos que luchan por encontrar un lugar al que llamar hogar.

Más noticias