22 de mayo de 2024 | 2:40

Bilbao

El engaño digital del «banco falso» con suplantación telefónica

fraude digital

Laura Rangel Ybarra

25 de septiembre de 2023 | 9:00 pm

La evolución del fraude en la era digital

Los intentos de fraude cibernético han sido una constante en la era digital. Sin embargo, mientras las herramientas y métodos tecnológicos avanzan, también lo hacen las tácticas de los delincuentes. En particular, ha surgido un modus operandi preocupante: la estafa mediante suplantación telefónica de entidades bancarias.

El sofisticado arte de la suplantación

El método es alarmantemente efectivo. Los estafadores llaman a potenciales víctimas usurpando el número de teléfono oficial de entidades bancarias. Bajo el pretexto de un problema de seguridad o cualquier otro motivo que suene urgente y creíble, logran que el receptor de la llamada realice acciones que ponen en riesgo sus fondos. En este juego de manipulación, los resultados pueden ser devastadores, con personas perdiendo grandes sumas de dinero en muy poco tiempo.

Incibe alza la voz

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha puesto especial énfasis en alertar a la población sobre este tipo de estafas. El notable aumento de estos engaños pone de manifiesto la necesidad de una mayor educación y conciencia en seguridad cibernética, incluso en lo que respecta a nuestras interacciones telefónicas.

Reconociendo y enfrentando el engaño

Los estafadores, en su intento de parecer legítimos, pueden poseer información básica sobre la víctima, haciendo que la suplantación sea aún más creíble. Sin embargo, es vital recordar que ninguna entidad bancaria solicitará realizar movimientos financieros de urgencia vía telefónica sin pasar por protocolos de seguridad.

fraude digital
Para protegerse, es esencial no proporcionar datos personales o financieros durante estas llamadas, y, ante cualquier duda, colgar y llamar directamente al banco para verificar la situación.

Un llamado a la prevención

La mejor herramienta contra estas estafas es la prevención y la educación. Estar informados y ser escépticos puede hacer la diferencia entre mantener nuestros ahorros seguros o caer en las redes de estos delincuentes modernos.

La tecnología, aunque ofrece innumerables beneficios, también presenta riesgos. Es responsabilidad de todos mantenerse alerta y protegidos.

Más noticias