23 de mayo de 2024 | 1:43

Bizkaia

Guggenheim Urdaibai STOP organiza una manifestación contra el nuevo museo

Laura Rangel Ybarra

24 de octubre de 2023 | 11:00 am

Ana Urrutia defiende Urdaibai contra el proyecto Guggenheim

En el marco de la polémica propuesta del PNV para instaurar una extensión del Museo Guggenheim en Urdaibai, la figura de Ana Urrutia emerge como un estandarte de resistencia y conciencia ambiental. La doctora Urrutia no solo se posiciona en contra de este proyecto, sino que se erige como una voz potente en la defensa del patrimonio natural de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

¿Qué Está en Juego?

Urdaibai, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, es un santuario de biodiversidad y un ejemplo de cómo la naturaleza y la cultura pueden convivir en armonía. La llegada de una infraestructura tan imponente como un museo Guggenheim podría poner en peligro este delicado equilibrio. Ana Urrutia, con su profundo conocimiento de la biología y su compromiso con la conservación, lo sabe muy bien.

«No podemos permitir que el desarrollo cultural atente contra nuestro patrimonio natural», afirma Urrutia. Su lucha no es solo por la preservación de la flora y la fauna de la zona, sino por el respeto a un ecosistema que ha sido modelo de sostenibilidad.

La Voz de la Resistencia

La doctora Urrutia ha sido clara y firme en su postura. Ha convocado a una manifestación el 28 de octubre en Gernika, un acto que busca unir voces en contra de la instalación del museo en la reserva natural. «Stop Guggenheim Urdaibai», es el lema que resuena, una frase que encapsula el rechazo a un proyecto que muchos ven como una amenaza.

¿Un Museo en una Reserva Natural?

La pregunta es inevitable: ¿Deberíamos construir un museo en medio de una reserva natural? Para Urrutia, la respuesta es un rotundo no. «La Fundación Guggenheim jamás construiría un museo en una reserva natural de su propio país», señala, destacando una aparente doble moral en los planes del proyecto.

La preservación de Urdaibai debe ser nuestra prioridad, no solo por su valor ecológico, sino también por ser un legado que tenemos la responsabilidad de proteger para las futuras generaciones.

Conclusión: La Lucha Continúa

En la batalla por el futuro de Urdaibai, Ana Urrutia no está sola. Su voz se suma a la de muchos otros que ven en la propuesta del Guggenheim una amenaza no solo a la biodiversidad de la región, sino también a la integridad de una reserva que es símbolo de sostenibilidad y conservación. Su llamado a la acción, su convocatoria a la manifestación, son un recordatorio de que la lucha por el medio ambiente es una lucha de todos.

Con experiencia, humildad y un compromiso incansable con la naturaleza, Urrutia nos muestra que es posible enfrentarse a los grandes proyectos y defender lo que es verdaderamente importante: nuestro patrimonio natural y cultural. Su lucha es un ejemplo de valentía y dedicación, un faro de esperanza en tiempos de cambio y desafíos ambientales. La historia de Urdaibai aún está por escribirse, y voces como la de Ana Urrutia serán clave en la definición de su futuro.

Más noticias