14 de junio de 2024 | 6:24

Ocio & Cultura

La importante donación de Roberto Sáenz de Gorbea al Museo de Bellas Artes de Bilbao

Mairenis Gómez

13 de mayo de 2024 | 9:03 pm

El coleccionista y galerista Roberto Sáenz de Gorbea ha realizado una significativa donación al Museo de Bellas Artes de Bilbao, compuesta por más de 200 obras de arte que fueron reunidas por la histórica Galería Windsor. Esta galería, un pilar fundamental de la vida artística de Bilbao durante más de 45 años, cerró sus puertas en 2017, pero su legado continuará enriqueciendo el panorama cultural gracias a esta generosa contribución.

Historia y legado de la Galería Windsor

Fundada en 1971, la Galería Windsor desempeñó un papel crucial en la promoción del arte contemporáneo en Euskadi, especialmente durante las décadas de 1980 y 1990. En 1981, Roberto Sáenz de Gorbea asumió la dirección de la galería, reorientando su enfoque hacia el arte contemporáneo y apoyando a artistas emergentes de la Facultad de Bellas Artes de Bilbao. Bajo su liderazgo, la galería también se renovó y pasó a llamarse Windsor Kulturgintza.

La Donación: Un tesoro artístico

La donación al Museo de Bellas Artes de Bilbao incluye obras de más de ciento cincuenta artistas, entre ellos figuras destacadas como Ramón Carrera, Pedro Manterola, Iñaki de la Fuente, José Ramón Sáinz Morquillas, Txomin Badiola, Pello Irazu, Ricardo Catania, Xabier Elorriaga, Juan Luis Goenaga, Alfonso Gortázar, Daniel Tamayo, Darío Urzay y Alberto Rementería. Esta colección no solo refleja la trayectoria profesional de la Galería Windsor, sino que también ofrece un panorama representativo del arte vasco producido durante las décadas de 1980 y 1990.

Reacciones y futuras exposiciones

En la presentación de la donación, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, destacó la importancia de esta colección como una fiel representación del recorrido profesional de la Galería Windsor. Junto a él estuvieron el director del Museo de Bellas Artes, Miguel Zugaza, la conservadora Miriam Alzuri y el propio Roberto Sáenz de Gorbea.

Zugaza, al hablar sobre la donación, señaló que aún no hay una fecha definida para exhibir las obras al público, pero adelantó que se organizarán varias exposiciones una vez finalicen los trabajos de ampliación del museo. Resaltó que sin la aportación de la Galería Windsor, no se podría entender completamente el arte vasco de las décadas de 1980 y 1990.

Más donaciones en el horizonte

Roberto Sáenz de Gorbea anunció que esta no será su única contribución y que tiene la intención de realizar más donaciones en el futuro, siempre que el museo lo considere conveniente. Además de las obras de arte, la donación incluye un valioso fondo documental acumulado por la galería tanto en su primera etapa, gestionada por Miguel Sáenz, padre de Roberto, como desde 1981 bajo la dirección de Roberto.

Más noticias