21 de mayo de 2024 | 12:54

Ocio & Cultura

San Pedro de Abrisketa una joya antigua de Bizkaia perfecta para picnics y rutas

Abrisketa

Mairenis Gómez

4 de abril de 2024 | 8:30 am

La ermita de San Pedro se convierte en el destino ideal para los amantes de la naturaleza en Bizkaia

Caminar por los senderos que conducen a San Pedro de Abrisketa es transportarse a otra época. Esta ermita, anidada en el barrio de Abrisketa, en Arrigorriaga, Bizkaia, es un testimonio viviente de la riqueza histórica y cultural de Euskadi. Conocida como una de las joyas religiosas más antiguas de la región, sus paredes de piedra y los misterios que encierran hablan de un pasado que aún palpita entre nosotros.

La historia se revela piedra a piedra en este rincón de Bizkaia

Lo que hace única a esta ermita no son solo sus años de historia, sino los secretos que guarda. Al entrar, uno no puede evitar sentirse como un explorador descubriendo tesoros ocultos. Los muros interiores de la ermita son un museo en sí mismos, con fragmentos de estelas sepulcrales que llevan inscripciones latinas de tiempos inmemoriales. Aunque muchas de estas inscripciones desafían nuestra comprensión, hay líneas, como la que dice «S(it) T(ibi) T(erra) L(evis)», que nos conectan con quienes nos precedieron.

La cruz griega: símbolo de fe y eternidad.

Pero hay más. Un bloque de arenisca con una historia doble cara se esconde aquí. Por un lado, exhibe una cruz griega, símbolo de fe y eternidad. La otra cara, menos conocida hasta hace poco debido a su integración en el muro, muestra incisiones más toscas que sugieren la presencia de un crismón, representando las raíces cristianas profundamente arraigadas en este lugar.

Un puente entre el pasado y el presente

No todo es contemplación y misterio en Abrisketa. La ermita se convierte en un punto de encuentro vibrante cuando llega la Romería de San Pedro. Este evento, que tiene lugar a fines de junio, es una muestra del fuerte vínculo entre la comunidad y su patrimonio. Familias enteras se reúnen en las campas de Abrisketa para celebrar, recordando que, a pesar del paso del tiempo, algunos lazos permanecen inalterables.

Además, esta celebración, más allá de ser un simple evento festivo, es un recordatorio de la importancia de mantener vivas nuestras tradiciones y nuestra historia. Es un momento de conexión no solo entre las personas que comparten este día, sino también con aquellos que, siglos atrás, se reunían en este mismo lugar.

Abrisketa
La ermita una joya antigua perfecta para picnics y rutas

San Pedro de Abrisketa no es solo una ermita; es un viaje en el tiempo.

Invito a quien lea estas líneas a visitar San Pedro de Abrisketa. No solo encontrarás un lugar de increíble belleza natural y arquitectónica, sino que también experimentarás la sensación única de estar en contacto directo con la historia. Es una oportunidad para reflexionar sobre nuestro lugar en el mundo, recordando que somos solo una parte de una larga cadena de generaciones. La ermita de San Pedro nos enseña que, a pesar de los cambios y el paso del tiempo, hay cosas que permanecen eternas, como la belleza de nuestros paisajes y la riqueza de nuestro patrimonio cultural.

En un mundo que avanza a pasos agigantados, lugares como San Pedro de Abrisketa son esenciales. Nos recuerdan de dónde venimos y nos invitan a mirar hacia el futuro con esperanza y respeto por nuestro pasado. No es solo un sitio para visitar, sino para experimentar, sentir y, sobre todo, recordar.

Más noticias