15 de abril de 2024 | 2:34

Actualidad

EH Bildu exige en Iruñea la creación de un Gobierno y Estado Vasco comprometidos con la honestidad y los derechos sociales

EH Bildu exige en Iruñea la creación de un Gobierno y Estado Vasco comprometidos con la honestidad y los derechos sociales

Jeickson Sulbaran

1 de abril de 2024 | 4:17 pm

Un clamor por la identidad y soberanía vasca en las calles de Pamplona

En una fría mañana en Pamplona, 15,000 voces se alzaron bajo la lluvia con un mensaje claro y rotundo: «Somos vascos, y punto». Esta afirmación, cargada de historia y futuro, resonó en las calles durante el Aberri Eguna, día emblemático para la comunidad vasca, marcando un hito más en la larga travesía por reafirmar su identidad y autonomía. La manifestación, liderada por Arnaldo Otegi y EH Bildu, no solo congregó a miles en busca de reivindicar su estatus como nación, sino que también se erigió como un llamado a la acción para avanzar hacia un gobierno propio, enraizado en la honestidad y el compromiso social.

Desde el corazón de la marcha, con una pancarta que proclamaba «Nazioa gara» (somos una nación), se podía sentir la firmeza de un pueblo que, a través de los años, ha mantenido viva la llama de su lucha. EH Bildu, con Otegi a la vanguardia, presentó su visión: un Estado vasco soberano, no solo como un sueño lejano, sino como una realidad palpable y necesaria, intermedia hacia la plena independencia.

La ruta hacia un Estado soberano: Un proyecto de nación en marcha

El mensaje de Otegi fue claro y directo, sin rodeos: los vascos no son ni españoles ni franceses; son vascos, sin más. Esta declaración no busca ser divisiva, sino todo lo contrario: es una invitación a entender y respetar la diversidad y la autodeterminación de los pueblos. En sus palabras, se esconde una propuesta de futuro, una donde el respeto por la identidad conduce a la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

Esta manifestación no fue solo un acto de reivindicación nacional, sino también un recordatorio del papel vital que juega el compromiso político con la honestidad y los derechos sociales. En este sentido, EH Bildu propone un modelo de gobierno que no solo aspire a la soberanía, sino que también se dedique en cuerpo y alma a mejorar la vida de sus ciudadanos, estableciendo un precedente de vanguardia en Europa en ámbitos como la salud, la educación y la sostenibilidad.

La lucha de EH Bildu y del pueblo vasco es un eco de un deseo más amplio por la paz y la dignidad, no solo en Euskal Herria, sino en todo el mundo. La solidaridad con otros pueblos, como el palestino, subraya la visión internacionalista de este movimiento, reforzando la idea de que la lucha por la autodeterminación y la soberanía es universal.

Una jornada de reivindicación y esperanza con EH Bildu

La marcha en Pamplona, más allá de sus reivindicaciones políticas, fue un encuentro de culturas, lenguas y esperanzas compartidas. La presencia de banderas diversas, incluidas las ikurriñas y esteladas catalanas, simboliza la unión de diferentes luchas por el reconocimiento y la justicia. Este Aberri Eguna no solo ha sido un hito para el nacionalismo vasco, sino también un momento de reflexión sobre el poder de la identidad y la comunidad.

La ruta hacia un Estado vasco soberano está marcada por la paciencia y la perseverancia. No se trata de un sprint, sino de una maratón, donde cada paso, cada manifestación, y cada voto son escalones hacia la realización de un sueño colectivo. En este camino, el compromiso con los valores democráticos, la justicia social y la sostenibilidad ambiental son fundamentales para construir no solo un nuevo Estado, sino una sociedad que sea ejemplo de convivencia y progreso.

Más noticias