21 de julio de 2024 | 7:12

Actualidad

La inflación no cede

Laura Rangel Ybarra

30 de agosto de 2023 | 6:00 pm

El panorama actual de la inflación española en este 2023

A medida que el 2023 avanza, la economía española enfrenta una serie de desafíos, y uno de los más prominentes es el aumento de la inflación. Según el indicador adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación anual estimada del Índice de Precios al Consumo (IPC) en agosto es del 2,6%, experimentando un incremento de tres décimas respecto a julio, que registró una variación del 2,3%.

Factores que impulsan la inflación

Uno de los principales motores de este incremento ha sido la subida en los precios de los carburantes. Los combustibles líquidos, aunque en menor proporción, también han tenido su impacto en la escalada inflacionaria. Esta situación contrasta con la tendencia observada en agosto de 2022, cuando estos productos experimentaron caídas en sus precios.

Por otro lado, aunque en una dirección opuesta, los precios de la electricidad muestran un comportamiento interesante. Estos han aumentado en el mes en cuestión, pero a un ritmo más lento en comparación con agosto del año pasado. Es esencial tener en cuenta que la electricidad, siendo un componente vital para hogares y empresas, tiene un efecto directo en la economía.

La inflación subyacente: Una métrica preocupante

Si bien el IPC ofrece una vista panorámica de la situación, la inflación subyacente –que excluye alimentos no elaborados y productos energéticos– nos da una imagen más precisa del núcleo inflacionario. Sorprendentemente, este índice ha experimentado una disminución de una décima, ubicándose en el 6,1%. Esta cifra, bastante elevada, pone de manifiesto las presiones inflacionarias que experimenta la economía española sin el ruido de los productos más volátiles.

La inflación subyacente española se mantiene en niveles elevados

Otros indicadores a considerar

Más allá del IPC y la inflación subyacente, es esencial observar otros indicadores para obtener una visión holística. Por ejemplo, los precios de consumo en agosto presentan una tasa del 0,5% respecto a julio. Mientras que la tasa de variación anual estimada del IPCA (Índice de Precios de Consumo Armonizado) se sitúa en el 2,4%, tres décimas más que el mes anterior. Simultáneamente, su variación mensual estimada es del 0,5%.

El efecto base y su influencia

Una de las particularidades que está afectando a la inflación en 2023 es el denominado efecto base. Este fenómeno se refiere a la distorsión en la comparación interanual debido a fluctuaciones atípicas en el pasado. En el contexto actual, el pico inflacionario se alcanzó en junio de 2022, y desde ese momento, la inflación ha ido a la baja. Sin embargo, este efecto seguirá ejerciendo presiones al alza en los próximos meses, dado que se compara con una base más baja.

Mientras España navega por este escenario inflacionario, es crucial que tanto los responsables de la política económica como los actores del mercado estén atentos a las tendencias y realicen ajustes cuando sea necesario. La inflación, si no se maneja adecuadamente, puede tener repercusiones en el poder adquisitivo de los ciudadanos y en la salud general de la economía. Con una combinación de políticas adecuadas y una visión a largo plazo, España puede enfrentar este desafío y asegurar un futuro económico estable.

Más noticias