22 de mayo de 2024 | 4:02

Actualidad

Unión confederal de izquierda hubiera bloqueado mayoría PNV-PSE

Mairenis Gómez

23 de abril de 2024 | 9:03 am

Una coalición de izquierda podría haber cambiado los resultados electorales en el País Vasco, potencialmente impidiendo una mayoría del PNV y PSE.

La política, en ocasiones, juega con las posibilidades y los ‘qué hubiera pasado si’. En el reciente escenario político del País Vasco, el ir divididos a las urnas ha costado caro a la izquierda confederal. Aunque hablar de resultados hipotéticos siempre es entrar en el terreno de la especulación, analizar estos escenarios puede ofrecer una visión profunda sobre la dinámica política y electoral.

La izquierda confederal, compuesta por Sumar y Elkarrekin Podemos, ha enfrentado una reducción significativa en su representación parlamentaria, una situación que podría haberse evitado con una estrategia electoral unificada. Si estos dos partidos hubieran presentado una lista conjunta, no solo habrían incrementado su representación de uno a tres parlamentarios, sino que, más crucial aún, habrían reducido las cifras de PNV y PSE a 37 escaños, dejándolos a uno de la mayoría absoluta.

La importancia de la representación y la ley d’Hondt en la asignación de escaños.

En términos de votos, la izquierda confederal acumuló 53.168 sufragios en toda la comunidad autónoma, una cifra no despreciable que, sin embargo, no se tradujo en un impacto significativo bajo el actual sistema electoral. La Ley d’Hondt, usada para la distribución de escaños, favorece a las listas más votadas, dejando en desventaja a las candidaturas menores que compiten por separado.

Impacto de la división electoral en Bizkaia y Gipuzkoa

En Bizkaia, los votos desperdiciados fueron especialmente evidentes. Los 31.661 votos obtenidos podrían haber asegurado al menos un escaño si se hubieran presentado unidos, lo que habría mantenido al PSE con los mismos tres asientos que ya tenía desde 2020, en lugar de permitir un aumento. Similar fue la situación en Gipuzkoa, donde 17.863 votos se perdieron, lo que podría haber alterado también la asignación de escaños en favor de esta coalición de izquierda.

Implicaciones políticas de una estrategia electoral dividida.

Implicaciones políticas de una estrategia electoral dividida.

Además, más allá de la simple aritmética electoral, el resultado de esta división tiene implicaciones profundas para la política del País Vasco. La capacidad de influir en la formación de gobierno o en la dirección política de la comunidad autónoma se ve significativamente mermada sin una estrategia unificada. Esto no solo afecta a la representación directa en el parlamento, sino que también impacta en la percepción de los votantes sobre la eficacia y relevancia de estas agrupaciones políticas.

Al final, aunque el análisis de ‘qué hubiera pasado si’ no cambia los resultados actuales, sí ofrece valiosas lecciones sobre la importancia de la unidad y la estrategia en la política. Para los votantes y simpatizantes de la izquierda confederal, estos resultados podrían ser un llamado a reconsiderar cómo sus fuerzas políticas se organizan y compiten en futuras elecciones, no solo para maximizar su representación, sino para verdaderamente influir en el rumbo político del País Vasco.

Más noticias