19 de mayo de 2024 | 8:04

Bilbao

17 Bares del Casco Viejo luchan por el mejor Pintxo de Bacalao

Mairenis Gómez

14 de abril de 2024 | 12:00 pm

Competencia gastronómica se intensifica para destronar al actual campeón, Bar Egurre

Desde el mirador de mi experiencia, no hay mejor muestra de la identidad bilbaína que la competencia anual por el mejor pintxo de bacalao, un evento que encapsula la pasión de la ciudad por la gastronomía y su cultura. Este año, del 12 al 17 de abril, el Casco Viejo se viste de gala para albergar la octava edición del Concurso de Pintxos de Bacalao, organizado por la Asociación Zazpikaleak. Es un espectáculo donde la tradición culinaria se encuentra con la innovación, y cada bar aporta su singular interpretación de este clásico ingrediente.

Una tradición que se renueva con cada edición

El evento no solo es una competencia, sino también una celebración de la comunidad y el renacimiento local tras logros deportivos como la reciente victoria del Athletic. Cada establecimiento, desde el veterano Bar Egurre, actual poseedor de la txapela del ganador, hasta nuevos participantes, se esmera en combinar sabores tradicionales con técnicas vanguardistas para impresionar tanto al jurado especializado como al público general. El año pasado, el bar Sorginzulo se destacó con un creativo pintxo de pan soplado relleno de bacalao, mostrando que la innovación tiene un lugar destacado junto a los métodos tradicionales.

El público juega un papel crucial en la decisión

La interacción entre los chefs y sus comensales es fundamental en este concurso. Los visitantes tienen la oportunidad de votar por sus pintxos favoritos, considerando aspectos como el sabor, la presentación y la impresión general. Además, al participar en las votaciones, los comensales pueden ganar una cena para dos, lo que añade un atractivo extra al evento. Este método de votación asegura que el concurso mantenga un espíritu de inclusión y democracia gastronómica, reflejando verdaderamente los gustos del público de Bilbao.

Fomentando el turismo y el interés en el Casco Viejo como un destino culinario.

Impacto más allá de la competencia

Más allá de la lucha por la mejor creación culinaria, el concurso es una vitrina para los negocios locales, fomentando el turismo y el interés en el Casco Viejo como un destino culinario. En un mundo que valora cada vez más las experiencias auténticas, eventos como este destacan la importancia de preservar y promover las tradiciones locales mientras se abrazan nuevas ideas y sabores. Por tanto, más que una simple competencia, el concurso de pintxos de bacalao se convierte en un evento emblemático que celebra la rica tapestry cultural de Bilbao.

Este año, el ambiente es especialmente expectante, y no solo por ver si el Bar Egurre retendrá su título. La verdadera expectativa gira en torno a cómo cada participante logrará cautivar tanto a jueces como a público, innovando alrededor de uno de los ingredientes más emblemáticos de nuestra gastronomía. Así, mientras los bares se preparan y la ciudad anticipa, el Casco Viejo se convierte, una vez más, en el escenario de una historia fascinante que estoy aquí para contar.

Más noticias