19 de mayo de 2024 | 5:51

Bizkaia

Bizkaia tiene agua para parar un tren

Jesús Carames

17 de abril de 2024 | 10:14 am

Euskadi muestra una situación favorable en cuanto al estado de sus embalses, los cuales se encuentran al 84.5% de su capacidad total. Este nivel no solo está por encima del promedio de la última década para estas fechas, que es del 84.2%, sino que también muestra un incremento considerable en comparación con el año anterior, cuando los embalses registraban 23 hectómetros cúbicos menos de agua.

Desglose por embalses

  • Ullibarri (Álava): Con una capacidad de 126 hectómetros cúbicos, este embalse está al 86.3% de su capacidad, siendo uno de los principales reservorios de la región.
  • Urrunaga (Álava): Alberga 56 hectómetros cúbicos de agua, lo que corresponde al 77.8% de su capacidad total.
  • Ibai Eder (Gipuzkoa): Este embalse menor, con una capacidad de 11 hectómetros cúbicos, está casi lleno, al 91% de su capacidad.
  • Urkulu (Gipuzkoa): Casi al máximo de su capacidad, alberga el 90% del agua que puede acoger, con un total de 10 hectómetros cúbicos.
  • Ibiur (Gipuzkoa): Se encuentra al 100% de su capacidad, con 8 hectómetros cúbicos embalsados.
  • Albina (Álava): Este embalse mantiene 4 hectómetros cúbicos de agua, correspondiente al 80% de su capacidad total.

Implicaciones y perspectivas

La situación actual de los embalses en Euskadi es una noticia positiva, especialmente considerando los desafíos de sequía que han afectado a otras regiones de España y Europa. La capacidad de almacenamiento óptima garantiza no solo el suministro de agua para uso doméstico y agrícola, sino que también es crucial para mantener los ecosistemas locales y para las actividades recreativas que dependen de estos cuerpos de agua.

Además, el buen estado de los embalses proporciona una cierta seguridad en términos de gestión de recursos hídricos frente a posibles periodos de sequía en el futuro cercano. Sin embargo, es esencial continuar con las prácticas de conservación del agua y mejorar la gestión de los recursos hídricos para sostener estos niveles óptimos.

El mantenimiento de estas reservas también es fundamental para la planificación a largo plazo, incluyendo el desarrollo de infraestructuras y la implementación de estrategias que puedan mitigar los efectos del cambio climático en la región. La colaboración entre las autoridades locales, estatales y las comunidades será clave para asegurar que los niveles de los embalses se mantengan dentro de rangos seguros y efectivos.

Más noticias