18 de mayo de 2024 | 8:18

Bizkaia

Montañera herida gravemente por ataque de mastines en Gorbea

María José Gonzalez

20 de enero de 2024 | 8:39 am

En las tranquilas y verdes laderas de Orozko, una jornada de paseo en las cercanías del Parque Natural del Gorbea se ha visto empañada por un incidente alarmante. En el barrio de Sendegi, conocido por ser una de las puertas de acceso a este idílico paraje natural, una montañera ha sufrido heridas graves tras ser atacada por dos mastines. El incidente, que ha conmocionado a la comunidad local, pone de relieve una vez más la necesidad de medidas de seguridad y control de animales en áreas de recreo natural.

Una caminata convertida en pesadilla con ataque inesperado

La tranquilidad del barrio de Sendegi se vio interrumpida cuando dos mastines, que habían saltado la verja de una finca privada, atacaron a una montañera que disfrutaba de su caminata habitual. La situación, que se tornó peligrosa de manera inesperada, resultó en graves heridas para la mujer, especialmente en el codo, donde uno de los perros la mordió con severidad. Este incidente resalta los riesgos a los que se enfrentan a menudo los aficionados al senderismo y la montaña, incluso en áreas que se consideran seguras.

A protective English Mastiff watches over his property.

La seguridad en zonas naturales

El ataque en Orozko no es un caso aislado. Incidentes similares han sucedido en diferentes zonas rurales y parques naturales, poniendo en evidencia los desafíos de garantizar la seguridad en estos entornos. La presencia de animales potencialmente peligrosos, como los mastines, en áreas frecuentadas por excursionistas y montañeros, requiere de una regulación y control más estrictos. Es fundamental que los propietarios de estos animales asuman su responsabilidad en la prevención de este tipo de incidentes, asegurándose de que sus mascotas estén debidamente controladas y no representen un peligro para la comunidad.

Este suceso también destaca la importancia de que los montañeros y excursionistas estén informados y preparados para enfrentar posibles encuentros con animales. La educación sobre cómo actuar en estas situaciones puede ser crucial para evitar o minimizar las consecuencias de un ataque.

En respuesta a este incidente, las autoridades locales de Orozko y los gestores del Parque Natural del Gorbea están llamados a revisar y fortalecer las medidas de seguridad y control de animales en la zona. Esto incluiría tanto la implementación de normativas más estrictas para los propietarios de animales en áreas cercanas a rutas de senderismo como campañas de concienciación para los visitantes del parque.

El ataque en Orozko es un recordatorio sombrío de que, aunque la naturaleza ofrece un escape de la vida urbana y una oportunidad para el disfrute y la relajación, también conlleva riesgos inherentes. Es esencial que tanto las autoridades como los ciudadanos trabajen juntos para garantizar que la experiencia en estos bellos entornos naturales sea segura y agradable para todos.

Más noticias