19 de mayo de 2024 | 7:14

Bizkaia

Otxandiano intenta arreglar la metedura de pata

Mairenis Gómez

18 de abril de 2024 | 1:07 pm

El delicado equilibrio entre perdón y política en las palabras de Otxandiano

El candidato de EH Bildu a lehendakari, Pello Otxandiano, ha generado un revuelo considerable con sus recientes declaraciones en torno a ETA. En un momento de tensión palpable, el candidato ha pedido disculpas a las víctimas del grupo, evitando nuevamente calificar a ETA como «terrorista». Este gesto, en el umbral de las elecciones vascas, parece un intento de distanciarse de los intereses electoralistas y acercarse a una postura más empática hacia las víctimas.

Desentrañando el impacto de la controversia en la política vasca

Sin duda, las palabras de Otxandiano han caído en un terreno complicado. La falta de una condena explícita a los actos de ETA sigue siendo un punto crítico en su discurso, lo que suscita dudas sobre la verdadera posición de EH Bildu respecto al pasado violento del País Vasco. A pesar de sus esfuerzos por promover una «memoria plural» y el «respeto a todas las víctimas», la ambigüedad de sus declaraciones sigue pesando en el ánimo de muchos, especialmente en un contexto donde la reconciliación nacional es tanto necesaria como frágil.

Además, Otxandiano, al reconocer que los pasos dados por la izquierda abertzale pueden ser «insuficientes», deja entrever un reconocimiento de la necesidad de más acciones concretas y menos palabras ambiguas. La promesa de seguir avanzando tras las elecciones podría interpretarse como un compromiso continuo, pero también plantea interrogantes sobre la capacidad y voluntad real de EH Bildu para confrontar su pasado y liderar un cambio genuino hacia la reconciliación.

La búsqueda de un futuro reconciliado: entre la promesa y la acción

Incluso, el enfoque de Otxandiano hacia la reconciliación y la construcción de una memoria colectiva en el País Vasco es ambicioso. Alega que EH Bildu está en una posición única para ser un agente de reconciliación, citando como prueba la inclusión de personas previamente amenazadas por ETA en sus listas electorales.

Las palabras de Otxandiano reflejan una compleja mezcla de disculpa y estrategia política

Esta estrategia podría ser un paso hacia la despolitización del dolor y hacia una verdadera política de reconciliación. No obstante, el escepticismo persiste entre aquellos que ven estas acciones como insuficientes frente a la magnitud de la historia de violencia y terror.

En definitiva, las palabras de Otxandiano reflejan una compleja mezcla de disculpa y estrategia política. Al pedir perdón, intenta cerrar la brecha entre las víctimas de ETA y la coalición que representa. Sin embargo, su renuencia a usar la palabra «terrorista» y a condenar directamente los atentados revela las dificultades inherentes a la política en regiones con pasados conflictivos. A medida que las elecciones se acercan, la habilidad de EH Bildu para navegar estas aguas turbulentas podría definir no solo su futuro político sino también el proceso de paz en el País Vasco.

Más noticias