19 de mayo de 2024 | 7:17

Bizkaia

Podemos quiere cerrar la eterna polémica sobre terrorismo

Jesús Carames

17 de abril de 2024 | 10:01 am

La propuesta de Podemos Euskadi para que los partidos políticos reconozcan tanto el carácter terrorista de ETA como la existencia de otras formas de violencia política en la región refleja un intento de abordar la complejidad histórica del conflicto vasco de una manera integral. David Soto, secretario de organización de Elkarrekin Podemos, destaca cuatro puntos clave en esta declaración:

  1. Reconocimiento de que ETA fue una banda terrorista: Este punto busca afirmar la naturaleza violenta y destructiva de ETA, reconociendo sus actos como actos de terrorismo, lo que es una demanda largamente sostenida por muchas víctimas y partidos políticos.
  2. Afirmación de que ETA ya no existe: Esto refleja la realidad actual y es un llamado a avanzar hacia la resolución de las secuelas que ha dejado su violencia.
  3. Reconocimiento de otras violencias: Soto indica que, además de la violencia perpetrada por ETA, el País Vasco ha sido escenario de otras formas de violencia política, incluidas las torturas. Este reconocimiento no busca equiparar los actos, sino constatar la existencia de múltiples actores y tipos de violencia en el conflicto vasco.
  4. Demanda de verdad, justicia y reparación para todas las víctimas: Este punto amplía el foco de la reparación y justicia no solo a las víctimas de ETA, sino también a todas aquellas afectadas por otras formas de violencia política.

Contexto político

La declaración de Soto viene en un momento delicado, con las elecciones vascas en el horizonte y el debate sobre la memoria histórica y la violencia política siendo temas candentes. La insistencia en abordar la cuestión de ETA y otras violencias sugiere un intento de Podemos de posicionar a Elkarrekin como un partido que busca una reconciliación más amplia en la sociedad vasca.

Implicaciones políticas

El enfoque de Podemos podría resonar bien con parte del electorado que aboga por una resolución comprensiva del conflicto que incluya reconocimiento y reparación para todas las víctimas. Sin embargo, también podría enfrentarse a críticas de aquellos que ven cualquier mención de otras violencias como un intento de minimizar la gravedad de los crímenes de ETA.

Posibles reacciones

La respuesta de otros partidos a esta propuesta será indicativa de sus posturas respecto a cómo gestionar el legado del conflicto vasco. Partidos como el PNV y el PSE-EE podrían apoyar ciertos aspectos de la propuesta, especialmente en lo que respecta a la justicia y reparación para todas las víctimas, mientras que partidos como el PP y Vox podrían oponerse a lo que consideran una relativización de la violencia de ETA.

El debate sobre cómo abordar el pasado violento del País Vasco continúa siendo un tema sensible y complejo. La iniciativa de Podemos refleja un esfuerzo por promover una narrativa más inclusiva sobre el pasado, pero también subraya las tensiones persistentes sobre cómo se debe recordar y reparar. La evolución de este debate y las respuestas de otros partidos serán cruciales para entender no solo la política vasca sino también las trayectorias más amplias de reconciliación y memoria en España.

Más noticias