22 de mayo de 2024 | 5:14

Capital del Mundo

Corredor de hidrógeno Ámsterdam – Bilbao avanza con nuevos acuerdos estratégicos

Puerto Bilbao jubilaciones

Jesús Carames

21 de abril de 2024 | 9:01 am

En un paso significativo hacia la innovación en energías renovables, los puertos de Ámsterdam y Bilbao han firmado dos importantes acuerdos para profundizar en el desarrollo del corredor de hidrógeno verde y sus derivados. Este proyecto, que ya había comenzado a tomar forma en junio de 2023, busca revolucionar el transporte y almacenamiento de energía limpia entre el norte y el sur de Europa.

El primer acuerdo: un impulso hacia el combustible sintético de aviación

El Memorando de Entendimiento (MoU) involucra a Petronor-Repsol y KLM, junto con el Puerto de Ámsterdam, y se enfoca en la posibilidad de producir SAF (combustible sintético de aviación) y e-SAF (combustible sintético de aviación a base de hidrógeno) en las instalaciones de Bilbao. Repsol, como uno de los líderes en la industria energética, se posiciona como el productor principal, mientras que KLM explora su rol como principal consumidor, marcando un hito en la búsqueda de soluciones sostenibles para la industria aeronáutica.

El segundo acuerdo: colaboración transnacional para el transporte de hidrógeno

Este convenio incluye a Evos, una destacada terminal de almacenamiento en el Puerto de Ámsterdam, y a la empresa española Cepsa. Juntos evaluarán las oportunidades de movilizar hidrógeno utilizando diversos vectores desde el sur de España hacia el norte del continente. Este esfuerzo se verá complementado con la adaptación de las instalaciones de Evos para almacenar LOHC (portadores orgánicos líquidos de hidrógeno), una tecnología que promete ser crucial para el manejo eficiente del hidrógeno como fuente de energía.

Contexto y relevancia del corredor de hidrógeno

Este corredor no solo representa una infraestructura física, sino también una alianza estratégica que fortalece la cooperación energética entre los países de la Unión Europea. Con el hidrógeno verde al frente, el proyecto aboga por un cambio radical en el consumo de energía, proponiendo alternativas que disminuyan significativamente la dependencia de los combustibles fósiles y, por ende, las emisiones de CO2 asociadas al transporte aéreo y marítimo.

Aunque la ruta hacia la integración completa del hidrógeno en la matriz energética europea es compleja y está llena de desafíos técnicos y regulatorios, los acuerdos firmados demuestran un compromiso firme de las partes involucradas. La expectativa es que estos primeros pasos se traduzcan en un desarrollo tecnológico robusto y en una reducción efectiva de los costes asociados al transporte y almacenamiento del hidrógeno.

Impacto ambiental y económico

La implementación exitosa de este corredor no solo tendría un impacto positivo en el medio ambiente, al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también podría ofrecer nuevas oportunidades económicas a través de la creación de empleos verdes y el desarrollo de nuevas tecnologías y servicios en torno al hidrógeno.

Más noticias