17 de abril de 2024 | 5:02

Bilbao

Bilbao estrena un largo paseo extraordinario

Laura Rangel Ybarra

4 de septiembre de 2023 | 7:00 pm

Pasarela de madera de Bilbao a Artxanda: Un enlace verde en el corazón urbano

El paisaje urbano de Bilbao ha experimentado un cambio significativo con la incorporación de una pasarela peatonal que promete ser mucho más que un simple puente. Conectando la ciudad con el emblemático alto de Artxanda, esta estructura nace con la visión de unir naturaleza y urbanidad.

Conexión entre la ciudad y la naturaleza

Bilbao no es ajena a la tendencia mundial de volver a conectarse con la naturaleza. Esta nueva pasarela es un testamento de ello. Empezando en las cercanías del Colegio de las Esclavas de Fátima, el recorrido se eleva majestuosamente hasta el Monte Banderas, deslizándose luego por Berriz bidea, culminando en el Paseo Mirador.

La estructura, predominantemente de madera y equipada con iluminación, ha sido diseñada con precisión. Con 1,5 kilómetros de extensión y 2 metros de ancho, garantiza un paseo sin obstáculos. Además, su inclinación del 8% proporciona una caminata desafiante pero placentera para los aventureros urbanos.

Un mirador hacia Bilbao

Uno de los puntos más destacados de esta pasarela son sus miradores. En determinadas zonas, el frontal de la barandilla es de vidrio laminado y templado, ofreciendo vistas panorámicas de la ciudad. Estos puntos estratégicos permiten a los visitantes detenerse, contemplar y sumergirse en la belleza de Bilbao desde una perspectiva elevada.

Con una inversión de 1,8 millones de euros (sin IVA) y nueve meses de construcción, esta obra representa un compromiso firme del Ayuntamiento para revitalizar áreas clave de la ciudad.

Tiene una longitud de 1,5 kilómetros, un ancho mínimo libre de obstáculos de dos metros y una pendiente máxima del 8%

Artxanda: Revitalización en progreso

Pero este no es el final de la visión. La actual pasarela es solo la primera de dos. Una segunda pasarela está en proceso, destinada a cruzar la ladera de Monte Cabras y finalizar en Elorrieta. Esta iniciativa forma parte de un esfuerzo más amplio para rejuvenecer la zona de Artxanda. A pesar de ser uno de los destinos favoritos de los visitantes, ha sufrido un declive debido al cierre de varios establecimientos.

El plan de revitalización es ambicioso. No solo se busca mejorar la infraestructura, sino también priorizar al peatón, invitando a los ciudadanos a caminar y disfrutar de los espacios verdes. La intención es clara: transformar Artxanda en el principal pulmón verde de Bilbao.

Los peatones deben circular separados de la calzada durante un tramo del recorrido a través de una pasarela revestida de madera que los protege, mientras que en otros puntos hay un pavimento verde diferenciador.

Ya en marzo, la ciudad vio la inauguración del paseo de seis kilómetros de Artxanda. Esta senda, que inicia cerca de la federación de tiro en Berriz y llega hasta Santo Domingo, es una muestra más del deseo de Bilbao de renovar y conectar con la naturaleza.

Un futuro verde para Bilbao

Estas iniciativas son un recordatorio de la importancia de la integración urbano-natural. Mientras que las ciudades continúan expandiéndose, es esencial crear espacios que no solo sean funcionales, sino también que mejoren la calidad de vida de sus habitantes.

Bilbao está demostrando que es posible redefinir el concepto de urbanidad, dando igual peso a los edificios y a los espacios verdes. En una época donde la sostenibilidad es primordial, acciones como esta no solo embellecen la ciudad, sino que también garantizan un futuro más verde y conectado para todos.

Este tipo de proyectos, que fusionan lo moderno con lo natural, son cruciales para garantizar un equilibrio. Y, a medida que Bilbao continúa su viaje de transformación, se convierte en un modelo a seguir para ciudades de todo el mundo que buscan renovarse y prosperar en el siglo XXI.

Más noticias