15 de abril de 2024 | 2:59

Bizkaia

Euskadi disminuye su brecha salarial en seis puntos llegando al 16,7% en 2021

Euskadi disminuye su brecha salarial en seis puntos llegando al 16,7% en 2021

María José Gonzalez

22 de febrero de 2024 | 12:01 pm

Hoy mi tarea se centra en enfocarme en analizar la reciente disminución de la brecha salarial en Euskadi, que ha alcanzado el 16,7% en 2021. Este avance, destacado por la vicelehendakari y consejera de Empleo y Trabajo, Idoia Mendia, refleja un progreso significativo en la lucha por la igualdad salarial.

La reducción de la brecha salarial en Euskadi no es un hecho aislado, sino el resultado de políticas públicas enfocadas en mejorar la equidad en el mundo laboral. La disminución de seis puntos en tres años, de un 22,6% en 2018 a 16,7% en 2021, es un indicador de los esfuerzos realizados tanto a nivel regional como nacional. Este progreso se ve reforzado por la implementación de medidas como la subida del salario mínimo interprofesional y la obligación de realizar planes de igualdad en empresas de más de 50 trabajadores.

La estrategia interdepartamental del Gobierno vasco, que incluye una participación activa del Departamento de Trabajo y Empleo, juega un papel crucial en esta disminución. El cambio en el Gobierno español, con medidas esenciales en la reducción de la brecha, también ha contribuido de manera significativa.

Retos y medidas para una mayor equidad

Euskadi logra reducir su brecha salarial al 16,7% en 2021

La brecha salarial, aunque reducida, todavía plantea desafíos. Uno de los principales es la parcialidad en los contratos, que afecta desproporcionadamente a las mujeres. Casi un tercio de los contratos a tiempo parcial, con una diferencia de casi 20 puntos entre mujeres y hombres, ilustra esta problemática. La reforma de las pensiones, que considera las jornadas parciales como completas para el reconocimiento de la jubilación, es un paso adelante en la corrección de esta desigualdad.

Las autoridades laborales de Euskadi han registrado 865 planes de igualdad, de los cuales 727 están actualmente vigentes. Estos planes son fundamentales para garantizar un trato equitativo en el lugar de trabajo y para abordar la brecha de género de manera efectiva. La próxima meta es continuar reduciendo esta brecha, acercándonos a la igualdad real.

El trabajo por la igualdad salarial es una causa democrática de primer orden y un motor de competitividad. La satisfacción por el camino recorrido es evidente, pero también lo es la autoexigencia por lo que aún queda por alcanzar. Las campañas de sensibilización, la formación y contratación de mujeres en sectores masculinizados y la profesionalización del trabajo de cuidados, son parte de las acciones impulsadas para avanzar hacia este objetivo.

En definitiva, la disminución de la brecha salarial en Euskadi es un claro indicativo de que, con políticas adecuadas y un compromiso colectivo, la igualdad salarial es un objetivo alcanzable. Este logro no solo beneficia a las mujeres, sino que contribuye al desarrollo económico y social de la región. El desafío ahora es mantener el impulso y continuar trabajando por una sociedad más justa y equitativa.

Más noticias