17 de abril de 2024 | 4:57

Bizkaia

Reformas fiscales en Bizkaia dan un impulso de €200 millones en IRPF y Sociedades

Reformas fiscales en Bizkaia: Un impulso de 200 millones en IRPF y Sociedades

Jeickson Sulbaran

16 de enero de 2024 | 10:34 am

Bizkaia ha experimentado un cambio notable en su panorama fiscal, impulsado por las recientes reformas en el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades. Estas modificaciones, enfocadas en adaptar la fiscalidad a los desafíos económicos contemporáneos y avanzar hacia una mayor progresividad, han resultado en un incremento sustancial en la recaudación anual. Hablamos de una cifra aproximada de 200 millones de euros, un logro destacado por la diputada foral de Hacienda y Finanzas, Itxaso Berrojalbiz, en su comparecencia en las Juntas Generales.

La reforma del IRPF, implementada en 2014, y la del Impuesto sobre Sociedades, en 2018, han sido clave para alcanzar este resultado en Bizkaia. El objetivo principal de estas reformas ha sido crear un modelo fiscal que no solo sea eficiente y justo, sino que también esté alineado con los retos sociales y económicos que enfrenta Euskadi. Este enfoque ha permitido que Bizkaia avance hacia una estructura más moderna, sostenible y competitiva.

Impacto y resultados de las reformas fiscales

El efecto de estas reformas en la recaudación es claro y contundente. La recaudación del IRPF ha aumentado en 117,2 millones de euros anuales, mientras que el Impuesto sobre Sociedades ha visto un incremento de 79,2 millones. Estas cifras son significativas, ya que reflejan no solo un incremento en los ingresos para la administración pública, sino también un refuerzo en el tejido empresarial y una mayor inversión y generación de empleo en el territorio.

Itxaso Berrojalbiz destacó en su intervención la satisfacción del Gobierno foral con los resultados obtenidos. Según sus palabras, el nuevo modelo de imposición directa ha logrado los objetivos propuestos: una Bizkaia más moderna y solidaria, y un sistema fiscal más justo y eficiente. Estos cambios han transformado a Bizkaia en un territorio más atractivo para las empresas, lo que se refleja en el incremento de la recaudación y, por ende, en una mayor capacidad para mantener y mejorar los servicios públicos.

El contexto político y las repercusiones de las reformas

A pesar del éxito en la recaudación, el camino hacia la implementación de estas reformas no ha sido sencillo. El PNV y el PSE cuentan con mayoría en las Juntas de Bizkaia para aprobar modificaciones fiscales, pero la situación es diferente en Araba y Gipuzkoa. En estas provincias, se requiere del apoyo de otro partido para mantener el equilibrio fiscal entre los territorios y garantizar la armonización de las reglas de ingresos para el Gobierno vasco. Este equilibrio es fundamental para respetar la autonomía fiscal de cada territorio, al tiempo que se asegura una distribución justa y equitativa de los recursos.

La planificación de futuras reformas o ajustes fiscales está en manos del Órgano de Coordinación Tributaria, donde el Ejecutivo y las tres diputaciones forales debaten y consensuan los cambios necesarios. Las líneas rojas de estos cambios, según Berrojalbiz, serán la solidaridad, la garantía de mantenimiento de los servicios públicos y el estímulo de la economía. Estos principios son cruciales para asegurar que las reformas fiscales se alineen con los retos sociales, energéticos y económicos que enfrenta Euskadi.

La última reforma fiscal en Bizkaia ha demostrado ser un éxito en términos de recaudación y de estímulo económico. La reafirmación de los principios fiscales y el impulso económico son aspectos clave en este proceso. En el caso del IRPF, se ha logrado un sistema que refleja los principios de progresividad y redistribución, atendiendo a la capacidad económica y las circunstancias personales de los contribuyentes. Esto significa un avance significativo hacia un sistema fiscal más equitativo y justo para los ciudadanos de Bizkaia.

En cuanto al Impuesto sobre Sociedades, su reforma ha reforzado el tejido empresarial de Bizkaia. Este impuesto se ha convertido en un motor para la inversión y la creación de empleo, vital para el desarrollo económico de la región. La recaudación adicional obtenida a través de estos impuestos refleja un territorio que no solo se preocupa por mantener su estado de bienestar, sino que también busca ser atractivo para las empresas y las inversiones.

La oposición, aunque reconoce la necesidad de revisar y actualizar el sistema fiscal, ha expresado preocupaciones y críticas. Partidos como el PP abogan por una reducción de impuestos, argumentando que los recursos están mejor en manos de los ciudadanos. Por otro lado, Elkarrekin Podemos y EH Bildu han mostrado escepticismo sobre los aumentos en las tarifas realizados en las últimas reformas. Este debate refleja la diversidad de opiniones sobre cómo debe estructurarse la fiscalidad en una sociedad moderna y equitativa.

Los desafíos y oportunidades de la fiscalidad en Bizkaia

Mirando hacia el futuro, el Gobierno foral de Bizkaia enfrenta el desafío de continuar adaptando su sistema fiscal a las necesidades cambiantes de la sociedad y la economía. Las reformas no son un fin en sí mismas, sino un medio para lograr una sociedad más justa y próspera. La capacidad de Bizkaia para mantener un equilibrio entre la generación de ingresos y la promoción de un clima empresarial saludable será crucial para su éxito a largo plazo.

Las reformas fiscales en Bizkaia han demostrado ser un paso importante hacia un sistema más justo y eficiente. La recaudación adicional obtenida es un testimonio de un modelo fiscal que no solo busca la equidad, sino también el estímulo económico. Sin embargo, es esencial que este proceso continúe evolucionando, respondiendo a las necesidades de todos los sectores de la sociedad y manteniendo un diálogo abierto y constructivo entre todas las partes interesadas.

Más noticias