22 de mayo de 2024 | 4:47

Bilbao

Álex García aterrizado en Bilbao tras compleja evacuación médica desde Tailandia

María José Gonzalez

21 de abril de 2024 | 6:29 pm

El joven Álex García, gravemente enfermo, ha aterrizado en el aeropuerto de Loiu, culminando así un complejo proceso de repatriación desde Bangkok, y será ingresado de inmediato en el hospital de Cruces

El avión que trasladaba a Álex García desde Tailandia ha aterrizado hoy en el aeropuerto de Bilbao a las 18:15 horas, después de un vuelo directo desde la capital tailandesa que partió a las 09:00 hora española. García, un joven de Basauri de 36 años, se encontraba en un estado de salud crítico debido a una severa pancreatitis aguda que lo mantuvo en la UCI de un hospital en Bangkok.

Esfuerzos coordinados para un traslado seguro

El traslado de García fue gestionado por una unidad de aeroevacuación especializada del ejército español, que incluyó la participación de cinco médicos y cuatro enfermeros militares. Acompañado por su madre y su cuñada, el equipo médico se aseguró de que el paciente se mantuviera estable a lo largo del viaje. A su llegada, una ambulancia medicalizada de Osakidetza estaba lista para trasladarlo directamente al hospital de Cruces.

Un operativo complejo con apoyo gubernamental

Este operativo no solo destaca por su complejidad logística sino también por el soporte institucional que ha implicado la colaboración de diversas entidades gubernamentales y sanitarias, tanto a nivel local como internacional. El embajador de España en Tailandia, Felipe de la Morena, junto con médicos de la unidad de aeroevacuación, evaluaron la condición de García antes de su traslado, garantizando todas las medidas necesarias para su seguridad y bienestar.

La decisión de trasladar a García directamente a Cruces fue estratégica, aprovechando la cercanía del hospital al aeropuerto de Bilbao, lo que redujo significativamente el tiempo de traslado y maximizó la eficiencia del operativo.

Desafíos financieros y solidaridad comunitaria

La situación de García ha destacado no solo los desafíos médicos sino también los financieros. Con costos hospitalarios elevados que ascendían a 5,000 euros diarios en Bangkok, la familia enfrentó una presión económica considerable. La cobertura del seguro de viaje, aunque inicialmente robusta, se vio superada por la gravedad y duración de la atención requerida. En respuesta, la comunidad ha mostrado una solidaridad conmovedora, recaudando significativos fondos a través de ‘crowdfunding’ para apoyar los gastos médicos continuos.

Un retorno marcado por la empatía y el apoyo gubernamental

La delegada del Gobierno en Euskadi, Marisol Garmendia, expresó en Radio Euskadi el compromiso del gobierno con la familia García, asegurando que «el Gobierno va a cumplir el compromiso adquirido con la familia». Esta afirmación refleja el nivel de responsabilidad y cuidado que las autoridades están dispuestas a asumir en situaciones de emergencia médica de sus ciudadanos en el extranjero.

El caso de Álex García no solo resalta la capacidad de respuesta de las instituciones españolas en situaciones de crisis sanitaria internacional sino también el profundo valor de la comunidad y la solidaridad en tiempos de necesidad. A medida que García comienza su recuperación en el hospital de Cruces, su historia deja un legado de colaboración, empatía y acción comunitaria que trasciende fronteras.

Más noticias