16 de julio de 2024 | 3:14

Bilbao

Quiebra la constructora de la nueva clínica de Mutualia en Bilbao

Mairenis Gómez

30 de abril de 2024 | 8:30 pm

La situación en torno a la futura clínica de Mutualia en el barrio de Abando en Bilbao ha tomado un giro inesperado tras la retirada de la última excavadora del sitio de construcción, un desarrollo significativo dado que la constructora Murias, encargada de las obras, ha entrado en concurso de acreedores. Este hecho no solo detiene las obras sino que también plantea serias preguntas sobre la viabilidad futura del proyecto.

La paralización de las obras abre un paréntesis crucial para la revisión legal del proyecto.

La plataforma Abando Habitable, que ha sido una voz crítica constante del proyecto, ha expresado su satisfacción ante este «parón». La detención de las obras debido a la quiebra de la constructora permite una ventana de oportunidad para que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) examine las dudas legales que rodean la aprobación y la planificación del proyecto. Este análisis es crucial, pues la plataforma alega que la licencia de obras contraviene los términos de interés general que justificaron la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Bilbao.

El núcleo del debate: el uso y propósito del espacio recalificado.

El proyecto, conocido como «Proyecto Bizkeliza Etxea» del Obispado de Bilbao, fue inicialmente modificado por el Ayuntamiento de Bilbao para permitir su realización. Sin embargo, la controversia surge al dedicar más de la mitad de la edificabilidad total a una clínica privada, lo cual, según Abando Habitable, contradice la finalidad original de la modificación del PGOU. Esta situación refleja las complejidades que surgen cuando los desarrollos urbanos cruzan los intereses públicos con las iniciativas privadas, especialmente en áreas urbanas densamente pobladas como Bilbao.

Repercusiones a largo plazo para el barrio de Abando.

El desarrollo de grandes proyectos en barrios residenciales siempre lleva consigo el potencial de impactos significativos en la comunidad local, tanto positivos como negativos. La pausa en la construcción de la clínica de Mutualia ofrece a los residentes y grupos de interés una oportunidad crítica para reevaluar y discutir el impacto a largo plazo que este proyecto podría tener en el barrio. Desde consideraciones sobre el aumento del tráfico y la utilización de servicios hasta el bienestar social y económico de la comunidad, todos estos aspectos deben considerarse cuidadosamente.

Una decisión pendiente que podría marcar un precedente importante.

El recurso presentado por Abando Habitable ante el TSJPV está visto para sentencia. La decisión que emane de este tribunal no solo determinará el futuro del proyecto sino que también podría sentar un precedente significativo en cómo se manejan los cambios en la planificación urbana y las recalificaciones en Bilbao y potencialmente en otras partes de España. La expectativa es que se respeten los compromisos originales estipulados en la modificación del PGOU, lo que podría influir en futuras decisiones de desarrollo en la región.

Más noticias