19 de abril de 2024 | 11:11

Bilbao

Quiebra de la constructora paraliza el nuevo proyecto de sede para el Obispado de Bilbao

Quiebra de la constructora paraliza el nuevo proyecto de sede para el Obispado de Bilbao

María José Gonzalez

22 de marzo de 2024 | 10:10 am

La incertidumbre rodea el futuro del nuevo edificio del Obispado en Bilbao

En un giro inesperado, la empresa constructora Murias, encargada de levantar el nuevo edificio del Obispado de Bilbao, ha declarado concurso de acreedores, sacudiendo los cimientos de este ambicioso proyecto. Esta situación ha generado una ola de reacciones entre los diferentes actores implicados, desde la asociación vecinal Abando Habitable hasta el propio Obispado, pasando por el Grupo Urbas, actual propietario de la constructora.

El proyecto, que se ubica en el corazón de la capital vizcaína, en el terreno previamente ocupado por la escuela de Magisterio, prometía consolidar en un moderno edificio de siete plantas los diversos servicios del Obispado, así como albergar una clínica privada de Mutualia. Sin embargo, la esperanza se ha teñido de incertidumbre tras el anuncio de la quiebra de Murias, dejando en el aire el destino de esta construcción tan controvertida como esperada.

Los vecinos de Abando, agrupados en la asociación Abando Habitable, no han tardado en expresar su postura, viendo en esta situación una oportunidad para frenar lo que consideran un «pelotazo urbanístico» del Obispado. Por otro lado, el Obispado de Bilbao se muestra firme en su intención de continuar adelante con el proyecto, afirmando que explorará todas las vías posibles para asegurar su desarrollo.

Este revés para el proyecto del Obispado de Bilbao se suma a otras controversias enfrentadas por el Grupo Urbas, propietario de Murias desde 2020, que también ha experimentado dificultades financieras y legales en otros de sus emprendimientos. La comunidad espera ahora las decisiones del juzgado y del administrador concursal, que determinarán el futuro de las obras y, con ello, el del proyecto.

La incertidumbre rodea el futuro del nuevo edificio del Obispado en Bilbao

Mientras tanto, la asociación Abando Habitable continúa su lucha legal contra la licencia de construcción del proyecto, esperando una resolución favorable del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que podría redefinir el futuro urbanístico de Bilbao. El caso pone de manifiesto la compleja interacción entre desarrollos urbanísticos, intereses económicos y la voluntad de las comunidades, en una ciudad que busca equilibrar su crecimiento con el respeto a sus habitantes y su patrimonio.

La incertidumbre prevalece, pero la comunidad de Bilbao se mantiene atenta y participativa frente a los desafíos urbanísticos que enfrenta su ciudad, demostrando una vez más el valor de la voz ciudadana en la conformación del paisaje urbano.

Más noticias