23 de febrero de 2024 | 4:03

Capital del Mundo

Los BRICS se hacen más fuertes

Laura Rangel Ybarra

24 de agosto de 2023 | 4:00 pm

La evolución de BRICS en el tablero económico global

Desde su concepción, BRICS ha desafiado las expectativas, estableciéndose como un contrapunto en el entramado económico global. Ahora, esta alianza busca expandirse, con la posible inclusión de seis naciones emergentes que prometen consolidar y ampliar su influencia.

Las seis naciones bajo el foco

La sorpresa radica en los países seleccionados para unirse a este poderoso bloque: Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Su elección no ha sido casualidad, ya que todos ellos ostentan una notable relevancia económica en sus regiones.

¿Por qué estos países?

Arabia Saudita, con su poderío en el sector petrolero, puede redirigir el curso de las negociaciones energéticas a nivel global. Mientras que Etiopía, con su notable crecimiento en la última década, se postula como una potencia emergente en África.

Implicaciones para el equilibrio mundial

La incorporación de estos seis países no sólo fortalece el peso de BRICS, sino que también modifica el panorama de negociaciones internacionales. Es previsible una sinergia más robusta en campos como energía y comercio.

El contrapeso ante organismos occidentales

Con esta maniobra, BRICS podría estar enviando un mensaje claro: la intención de reducir su dependencia de entidades como el FMI y el Banco Mundial, redefiniendo así las dinámicas de poder económico.

Este anuncio representa un cambio tectónico en la geopolítica económica.

Sudáfrica como pionero en la expansión

La visión de Cyril Ramaphosa ha sido crucial. Sudáfrica, como anfitrión de la 15ª cumbre de BRICS, ha liderado la estrategia de expansión, reflejando su intención de fortalecer la posición de África en el escenario global.

Mirando hacia el futuro

Este movimiento redefine la geopolítica económica. Con estos nuevos integrantes, BRICS no solo reafirma su influencia, sino que también lanza una declaración de intenciones: las economías emergentes no son meros espectadores, sino protagonistas clave en el futuro económico mundial. Sin duda, estamos ante un momento histórico, un reajuste de las piezas del tablero económico global donde BRICS demuestra su intención de liderar el juego.

Más noticias