22 de junio de 2024 | 4:56

Ocio & Cultura

Errobi celebra 50 años con un concierto épico en Euskalduna Jauregia

Errobi celebra 50 años con un concierto épico en Euskalduna Jauregia

Jeickson Sulbaran

7 de mayo de 2024 | 11:00 am

Bizkaia se sumerge en una noche de rock y nostalgia con Errobi, un grupo que después de décadas sigue vibrando con la misma energía

Los pioneros del rock vasco, Errobi, celebraron sus 50 años de trayectoria con un concierto memorable el pasado sábado en el Euskalduna Jauregia de Bilbao. Este evento no solo fue un recorrido musical por su extensa carrera, sino también una demostración de cómo la música puede cruzar el tiempo y mantener su relevancia y vigor.

Desde el momento en que las luces de la sala se atenuaron, el ambiente se cargó de expectativas. Los primeros acordes resonaron, trayendo consigo un torrente de emociones y recuerdos que solo la música de décadas puede evocar. La capacidad de Errobi para fusionar sonidos clásicos con técnicas modernas quedó evidente, mostrando su adaptación a las nuevas tecnologías sin perder la esencia que los caracteriza.

Errobi celebra 50 años con un concierto épico en Euskalduna Jauregia

El repertorio de la noche comenzó con temas de sus primeros álbumes, evocando la era dorada del rock con una frescura impresionante. Canciones como ‘Agur t’erdi’ y ‘Gure lekukotasuna’ no solo fueron interpretadas, fueron revividas, cada nota y letra cargada de la intensidad que solo los verdaderos veteranos pueden impartir. La interacción entre la guitarra eléctrica de Mixel Ducau y la batería de Txomin Duhalde, hijo de Anje, destacó, revelando la transición generacional dentro del grupo.

La música de Errobi siempre ha tenido un fuerte componente lírico, abordando temas de justicia social y política con una honestidad cruda

Esto fue particularmente palpable en canciones como ‘Beti lan, eta lan, eta lan…’, donde el lamento de los trabajadores resonó tanto en la letra como en la compleja instrumentación que acompañó cada verso.

Uno de los momentos más destacados de la noche fue la interpretación completa de ‘Ametsaren Bidea’, una pieza de 17 minutos que encapsula el espíritu progresivo del grupo. Esta canción es una travesía musical que va desde el rock duro hasta el folk dulce, mostrando la versatilidad y profundidad artística de Errobi. La ejecución de esta obra maestra fue un claro recordatorio de que la banda no solo ha sobrevivido al paso del tiempo; ha prosperado.

Tras un viaje eléctrico, el concierto tomó un giro acústico, con Duhalde y Ducau tomando las guitarras acústicas. Este segmento fue un homenaje a sus raíces, con un sonido que recordaba a los grandes del folk británico de los años 60 y 70. La habilidad de Ducau en la guitarra acústica fue especialmente notable, mostrando su destreza y creatividad sin límites.

La noche concluyó con una sorpresa: un segundo bis acústico con la interpretación de ‘Euskadi’, un himno que resonó en los corazones de los 2200 espectadores presentes. La ovación final fue un testimonio del lugar especial que Errobi ocupa en la cultura musical vasca, no solo como músicos, sino como cronistas de su época.

Este concierto no solo fue un evento para recordar viejos tiempos, sino también una afirmación de que Errobi sigue siendo una fuerza vital en la música. Con un próximo concierto en el Teatro Victoria Eugenia de Donostia, donde recibirán el premio Adarra por su contribución a la música vasca, la banda promete continuar su legado.

Errobi no solo celebró un aniversario; reafirmó su lugar en el corazón de la música vasca, demostrando que, incluso después de medio siglo, su mensaje y su música son tan poderosos y pertinentes como siempre.

Más noticias