4 de marzo de 2024 | 10:27

Actualidad

Aeropuerto de Barcelona: El peligro de los embaladores de maletas clandestinos

Miguel Castillo

2 de agosto de 2023 | 3:30 pm

El aeropuerto de El Prat en Barcelona se ha convertido en el último escenario de una economía sumergida que parece florecer en medio de las desesperaciones pandémicas. La otrora actividad de embalaje de maletas, una vez ejercida por una empresa privada, ahora es dominada por grupos de embaladores clandestinos que, en la ausencia de servicios convencionales, han tomado las terminales como su campo de juego.

El Surgimiento de los Embaladores Clandestinos

La pandemia de COVID-19 impactó profundamente los viajes internacionales, haciendo que las cifras de pasajeros cayeran drásticamente. Este descenso llevó a la interrupción de servicios como el embalaje de maletas, que estaba a cargo de empresas privadas. Con el regreso gradual de los vuelos, una necesidad no satisfecha quedó al descubierto, y los embaladores de maletas clandestinos vieron una oportunidad para hacerse con un negocio lucrativo.

Estos embaladores operan sin licencia, ofreciendo sus servicios a viajeros que aguardan en las largas filas para facturar. Equipados con celofán y cinta adhesiva, brindan sus servicios de manera irregular pero efectiva. Sin embargo, la situación se ha complicado con el regreso del flujo de pasajeros en el verano.

El Lucrativo Negocio del Embalaje Clandestino

El embalaje de una maleta pequeña puede costar cinco euros, mientras que una maleta grande puede llegar a diez euros. Sin embargo, estos precios no están establecidos y pueden variar dependiendo del poder adquisitivo del cliente. Con tanto dinero en juego, la tensión crece entre estos grupos de embaladores, especialmente porque no cualquier persona puede instalarse para ofrecer estos servicios.

Los embaladores clandestinos tienen roles bien definidos, con cada uno ocupando un espacio y una zona de trabajo específicos. Los conflictos por el territorio son comunes, y los Mossos d’Esquadra han tenido que intervenir en varias ocasiones para controlar las peleas.

Aeropuerto de El Prat: Un Caldo de Cultivo para la Economía Sumergida

El fenómeno de los embaladores de maletas clandestinos no es exclusivo del aeropuerto de El Prat. Estos individuos operan en muchos aeródromos alrededor del mundo y en otros aeropuertos españoles. Sin embargo, El Prat destaca como el único de los aeropuertos más importantes que aún no ha recuperado el servicio de embalaje convencional.

Aena, la entidad gestora del aeropuerto, espera recuperar este servicio antes de finales de año. Se lanzó una licitación hace algunas semanas y el plazo de presentación de ofertas finalizó el 31 de julio. Según fuentes de Aena, hay empresas interesadas en retomar este servicio, lo que promete devolver el orden al caótico escenario actual.

Los Retos de la Regulación

Los embaladores clandestinos se encuentran en una situación delicada. Por un lado, su actividad no está permitida, lo que provoca una constante tensión con las fuerzas de seguridad del aeropuerto. Por otro lado, su presencia responde a una necesidad no atendida por los servicios convencionales. Mientras que los conflictos surgen, ellos defienden su derecho a ganarse la vida en medio de un contexto complicado.

Este fenómeno evidencia la necesidad de una mayor regulación y control en los servicios que se ofrecen en los aeropuertos. Por ahora, los embaladores de maletas clandestinos se mantienen como una muestra palpable de la economía sumergida en El Prat, un reflejo de cómo la pandemia ha transformado la vida cotidiana y ha dado lugar a nuevas dinámicas de supervivencia.

Más noticias