19 de abril de 2024 | 11:38

Bizkaia

Profesores de la Universidad Pública Vasca alzan la voz contra la precariedad

Profesores de la Universidad Pública Vasca alzan la voz contra la precariedad en nuevo documental

Jeickson Sulbaran

1 de marzo de 2024 | 6:16 pm

En un contexto donde la formación académica es vista como un pilar fundamental para el desarrollo social y personal, la realidad laboral de quienes se dedican a impartirla en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) contrasta de manera alarmante con esta percepción. La reciente producción documental «Prekaritatearen aurpegiak» ha sacado a la luz las condiciones laborales precarias de profesores e investigadores de esta institución, generando un necesario debate sobre la valoración y remuneración de la labor docente e investigadora en el ámbito público.

La precariedad laboral en la academia: un problema sistémico que requiere atención inmediata

Profesores de la Universidad Pública Vasca alzan la voz contra la precariedad en nuevo documental

La transición de Amaia Paniagua, de una carrera consolidada en el sector publicitario a la docencia universitaria, refleja un compromiso con la educación y la formación de futuras generaciones. Sin embargo, este noble propósito se ve opacado por la realidad de contratos insuficientes y salarios que apenas alcanzan para cubrir las necesidades básicas. La nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario, lejos de solucionar estos problemas, parece agudizarlos al permitir la contratación a tiempo parcial con una retribución que no supera el 34,29% del salario íntegro.

Esta situación no solo afecta a Paniagua, sino a muchos otros en su posición, como Aitor Ruiz de Luzuriaga, quien, a pesar de su pasión por la enseñanza y la investigación, enfrenta dificultades económicas significativas que repercuten en su bienestar y el de su familia. La dedicación a la academia, lejos de ser reconocida y valorada, se convierte en una fuente de estrés y decepción ante la falta de apoyo institucional.

El documental «Prekaritatearen aurpegiak» para los profesores no solo busca exponer estas realidades, sino también impulsar un cambio legislativo que garantice condiciones laborales dignas para el personal docente e investigador. Las voces de Paniagua y Ruiz de Luzuriaga se suman a las de muchos otros en la comunidad académica que demandan un reconocimiento justo de su labor, esencial para el avance de la sociedad.

La respuesta de la comunidad universitaria y la sociedad en general ante la proyección del documental evidencia una preocupación compartida por el futuro de la educación superior en el País Vasco. La precariedad laboral en la academia no solo afecta a quienes trabajan en ella, sino que también tiene implicaciones profundas en la calidad de la educación y la investigación en nuestra sociedad.

Hacia un futuro de dignidad con el documental y reconocimiento para la academia y los profesores

Es imperativo que las instituciones educativas, junto con el gobierno, busquen soluciones a largo plazo que aborden la precariedad laboral en la academia. Esto incluye revisar y modificar las leyes y políticas que perpetúan estas condiciones, asegurando salarios justos y condiciones de trabajo que reflejen la importancia de la labor docente e investigadora.

Además, es crucial fomentar un diálogo abierto entre la universidad, el gobierno y la sociedad para revalorizar la educación superior y la investigación, reconociendo su papel fundamental en el desarrollo social y económico. Solo a través de un compromiso colectivo podremos asegurar que la academia sea un espacio de crecimiento, innovación y, sobre todo, dignidad para quienes dedican su vida a ella.

El documental «Prekaritatearen aurpegiak» ha servido como un catalizador para el debate sobre la precariedad laboral en la Universidad del País Vasco sobre los profesores, poniendo de relieve la urgente necesidad de abordar estas cuestiones con políticas justas y sostenibles. La educación y la investigación son pilares de nuestra sociedad, y es hora de que tratemos a quienes se dedican a ellas con el respeto y la valoración que merecen.

Más noticias